ULTIMAS NOTICIAS

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — México propondrá a Estados Unidos un cambio en la política de seguridad para dejar atrás la Iniciativa Mérida, de combate al narcotráfico y al crimen organizado, y exigirá reciprocidad en el control de tráfico de armas, la asistencia jurídica y las extradiciones, anunció el martes el canciller Marcelo Ebrard.

Las propuestas serán presentadas durante la visita que realizará el viernes a la capital mexicana el secretario de Estado, Antony Blinken, en el marco del Diálogo de Alto Nivel de Seguridad (DANS). Blinken vendrá acompañado del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y el fiscal general, Merrick Garland.

“Tiene que haber una nueva etapa. Dejar atrás la Iniciativa Mérida que es asistencialista”, afirmó Ebrard, durante la conferencia matutina presidencial que se realizó en la ciudad suroriental de Veracruz, al preguntarle sobre la agenda que llevarán las autoridades mexicanas al encuentro con Blinken y Mayorkas.

El canciller explicó que México buscará construir con la administración de Joe Biden un “entendimiento simétrico, respetuoso”, y no recurrir a la asistencia como se hacía en el pasado. La Iniciativa Mérida fue un acuerdo de cooperación en materia de seguridad que acordaron Estados Unidos y México durante el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) que se centró en el combate al narcotráfico y al crimen organizado.

Ebrard adelantó que México ya presentó diez prioridades para el encuentro binacional que contemplan la “reciprocidad en materia del control del tráfico de armas, que haya reciprocidad en las asistencias jurídicas, que haya reciprocidad en materia de extradiciones”.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador presentó en agosto una demanda en un tribunal federal de Estados Unidos en contra de 11 empresas de producción y distribución de armas bajo el argumento de que sus prácticas comerciales negligentes e ilegales han provocado un gran derramamiento de sangre en México.

Sobre los puntos que se discutirán en el encuentro, la Casa Blanca adelantó la víspera que el diálogo con México se basará “en los debates de meses anteriores sobre la protección de nuestro pueblo, la prevención de la delincuencia transfronteriza y la persecución de las redes delictivas”.

La activación del DANS fue uno de los acuerdos a los que llegó López Obrador con la vicepresidenta Kamala Harris durante la reunión bilateral que sostuvieron en junio en la capital mexicana.

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Centenares de estudiantes y activistas políticos marcharon el domingo por el centro de la Ciudad de México para exigir a las autoridades que averigüen qué les sucedió a los 43 estudiantes de una escuela normalista desaparecidos en 2014.

La policía de la ciudad de Iguala en el estado de Guerrero, en el sur del país, entregó a los estudiantes a un grupo de narcotraficantes, que supuestamente los asesinaron y calcinaron sus cadáveres porque creyeron que trabajaban para una banda delictiva rival.

Los manifestantes, que portaban fotografías de los jóvenes, coreaban: “¿dónde están? También mostraban carteles y pancartas alusivas a ellos.

Pero siete años después de aquel secuestro colectivo de los alumnos de la Escuela Normal Rural de la localidad de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014, ha sido lenta la presentación de evidencia real sobre la suerte de los estudiantes.

Omar Gómez Trejo, el principal investigador del caso, dijo en la semana que los fragmentos óseos encontrados cerca de un basurero próximo a Iguala coinciden con tres de los 43 estudiantes.

Pero a diferencia de las investigaciones anteriores, ya desacreditadas porque presuntamente se torturó a sospechosos y hubo manipulación de pruebas, Gómez Trejo dijo que los restos de los estudiantes posiblemente fueron diseminados en diversos lugares y que no a todos se les calcinó en el basurero.

Los expertos forenses han rechazado las conclusiones alcanzadas durante el gobierno anterior de que casi todos los estudiantes fueron asesinados y calcinados en el basurero. Los expertos señalaron que no había evidencia de un fuego de grandes proporciones para haber quemado los 43 cadáveres en el lugar.

Gómez Trejo señaló que algunos fragmentos óseos fueron encontrados en un lugar a casi 800 metros (media milla) de distancia, y algunos no estaban quemados.

“Muchos de ellos no presentaban exposición al fuego, sino a la intemperie”, agregó.

En lugar de que se haya recurrido a un solo sitio y un solo método para deshacerse de los restos, Gómez Trejo señaló que testigos cooperantes, algunos de los cuales participaron en la eliminación de los cadáveres, han mencionado “varios costalillos en distintos tramos”.

Después de siete años de investigaciones en el caso, las autoridades mexicanas han encontrado decenas de fosas clandestinas y otros 184 cuerpos, pero únicamente han recuperado tres fragmentos óseos de los estudiantes desaparecidos.

NUEVA YORK (AP) — El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, criticó el miércoles a Estados Unidos en materia de migración y narcotráfico y pidió al gobierno de ese país que haga más por “repatriar” los capitales del tráfico de drogas ya que, dijo, el dinero lo tienen los distribuidores en los países consumidores.

En su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, Giammattei pidió a Estados Unidos que sea más efectivo a la hora de combatir el lavado de dinero proveniente del narcotráfico. El mandatario enumeró varias cifras sobre decomisos de drogas este año en su país.

“Sin embargo, es menester hacer notar que estos éxitos no parecen ser reconocidos y valorados por los países consumidores, quienes tienen la mayor responsabilidad en esta cadena insana del narcotráfico,” dijo el mandatario desde el podio de la Asamblea General.

“Es por ello que hoy, desde acá, demando que sean más efectivos para combatir el lavado de dinero, que hagan más por repatriar los capitales resultado del narcotráfico porque al final, por paradójico que suene, el dinero está en las cuentas bancarias de los que distribuyen la droga en los países consumidores,” dijo el mandatario guatemalteco.

Giammattei también habló de migración y dijo que le preocupan los “mensajes inapropiados y contradictorios que son aprovechados por las redes del narcotráfico y trata de personas para impulsar la migración irregular.”

El mandatario pidió a Estados Unidos que incremente la inversión extranjera en países como Guatemala para evitar esa migración irregular. También demandó que se mejore el acceso de los productos guatemaltecos al mercado estadounidense.

CIUDAD ACUÑA, México (AP) — Un campamento donde hace días más de 14.000 migrantes se encontraban junto a la frontera de Texas se había reducido drásticamente el jueves, mientras al otro lado del río, en México, los migrantes haitianos se encontraron rodeados al amanecer por efectivos de seguridad mientras un helicóptero atronador sobrevolaba el lugar.

Hasta el jueves, unos 4.000 migrantes permanecían debajo del puente entre la localidad Del Río, en Texas, y México, luego de que el número alcanzara un máximo de 15.000 el fin de semana, dijeron funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional. Se les estaba proporcionando comida, refugio y atención médica a quienes lo necesiten, dijeron los funcionarios.

Aproximadamente 1.400 han sido rápidamente enviados a Haití en 13 vuelos bajo la ley de salud pública pandémica conocida como Título 42, dijeron los funcionarios del Departamento de Seguridad a los periodistas. Otros 3.200 están bajo custodia de Estados Unidos y están siendo procesados, mientras que varios miles han regresado a México, dijeron funcionarios de dicha agencia, quienes hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a informar públicamente sobre una operación en curso.

El Departamento de Estado está en conversaciones con Brasil y Chile para permitir el regreso de algunos haitianos que anteriormente residían en esos países, pero el tema es complicado porque algunos ya no tienen estatus legal allí, dijeron los funcionarios.

Estados Unidos y México parecían ávidos de poner fin a una situación humanitaria altamente politizada en la frontera, al tiempo que la expulsión de haitianos por Estados Unidos a su país en llamas le valió fuertes críticas al gobierno del presidente Joe Biden.

El enviado especial de Biden a Haití, Daniel Foote, presentó una carta de renuncia en la que denunció las “inhumanas” expulsiones masivas de migrantes haitianos, dijeron funcionarios estadounidenses el jueves.

En México, los migrantes acampados en un parque junto al río en Ciudad Acuña se encontraron con camiones de la policía estatal colocados a cada 10 metros entre sus carpas y la orilla. Después de varios minutos de indecisión, docenas de familias optaron por echarse al río y cruzar por un punto donde había un solo vehículo de la policía municipal, pensando que era preferible arriesgarse con las autoridades de Estados Unidos.

La entrada al parque estaba bloqueada, y afuera efectivos de la Guardia Nacional y agentes de inmigración aguardaban junto a tres buses. Un helicóptero sobrevolaba el lugar.

El murmullo matutino habitual del campamento quedó en silencio mientras los migrantes trataban de tomar una decisión.

Guileme Paterson, una haitiana de 36 años, parecía aturdida. “Es un momento difícil”, dijo antes de iniciar el vadeo del río Bravo con su esposo y cuatro hijos.

El objetivo de la operación mexicana aparentemente era forzar a los migrantes a volver a cruzar el río a Texas. Una barda y una hilera de vehículos los obligaban a enfilar hacia el cruce que habían utilizado durante toda la semana.

Los buses partieron vacíos. La mayoría de los migrantes permanecieron en el campamento.

“Mal, mal, mal, las cosas van mal”, dijo Michou Petion, al caminar hacia el río con su hijo de 2 años en brazos. Su esposo portaba las bolsas con sus pertenencias y llevaba varios pares de zapatillas colgados del cuello.

“Estados Unidos hace muchas deportaciones a Haití, ahora no sé si puedo entrar o salir”, dijo Petion.

“Hablamos con mucha gente y están nerviosos, tienen miedo, están desesperados”, dijo Christoph Jankhoefer, de Médicos Sin Fronteras, que trabaja en el campamento de Ciudad Acuña. El despliegue de fuerzas de seguridad generó mucho miedo e incertidumbre, agregó. “Dos mujeres lloraban porque no quieren ser deportadas a Guatemala”.

En las últimas semanas las autoridades mexicanas han transportado a migrantes de otros países a la frontera guatemalteca.

Del lado estadounidense, el gobierno había acelerado los esfuerzos para vaciar el campamento. Había dejado en libertad a muchos migrantes con órdenes de comparecer luego ante las autoridades de inmigración y transportado a cientos de regreso a su país.

El campamento llegó a tener más de 14.000 personas el fin de semana, de acuerdo con algunas estimaciones.

“Ayer... tuvimos 54 buses grandes y después otros 12 que llegaron y luego 60 vans de pasajeros y seis más desde El Paso”, dijo Owens, el funcionario de Val Verde.

El Departamento de Seguridad Nacional ha estado transportando a los haitianos desde Del Rio, una población de 35.000 habitantes, a El Paso, Laredo y el Valle del Río Grande junto a la frontera de Texas y esta semana añadió vuelos a Tucson, Arizona, dijo el funcionario. En esos lugares los reciben efectivos de la Patrulla Fronteriza.

Afuera del campamento, agentes de la patrulla y la policía de Texas recorrían los altos cañaverales, aparentemente en busca de migrantes.

Los escombros y la basura del campamento estaban apilados prolijamente.

En tanto, Foote, designado enviado estadounidense a Haití en julio, escribió al secretario de Estado Antony Blinken que renunciaba inmediatamente “con profunda desilusión y disculpas a los que buscan cambios cruciales”.

“No permitiré que me asocien con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos e inmigrantes ilegales a Haití, un país donde funcionarios estadounidenses están encerrados en cuarteles seguros debido al peligro que significan las pandillas armadas en la vida cotidiana”, escribió. “El enfoque de nuestra política para Haití sigue siendo profundamente defectuoso, y mis recomendaciones han sido ignoradas y descartadas, cuando no modificadas para proyectar una narrativa distinta de la mía”.

Se sabía que el diplomático de carrera sentía profunda insatisfacción con lo que consideraba la falta de urgencia en Washington y la lentitud de los esfuerzos para mejorar las condiciones en el país caribeño.

El vocero del Departamento de Estado, Ned Price, rechazó las afirmaciones de Foote y dijo que sus propuestas habían sido objeto de “plena consideración en un proceso riguroso y transparente”.

“Se consideró que algunas de esas propuestas eran perjudiciales para nuestro compromiso de promover la democracia en Haití y se las rechazó en el proceso de elaboración de los planes. Su declaración de que se ignoraron sus propuestas es falsa”, dijo Price.

Al menos un alto funcionario en Haití aplaudió la renuncia de Foote y acusó a la Patrulla Fronteriza de violar los derechos de los migrantes haitianos.

“Es la primera vez que vemos que un diplomático estadounidense se pronuncia contra la voluntad del gobierno estadounidense”, dijo Mathias Pierre, ministro de elecciones de Haití, a The Associated Press. “Lo felicitamos por ello”.

Exhortó al gobierno estadounidense a tratar mejor a los migrantes y se preguntó por qué parecía estar tan empeñado en deportarlos.

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Las autoridades localizaron la noche del martes los cuerpos de una madre y su hijo que perecieron junto a con otras dos personas en el deslave de hace unas semanas en un cerro de un suburbio de la Ciudad de México.

Después de 11 días de búsqueda, en la que participaron elementos de la Guardia Nacional y la Marina, así como perros entrenados, las autoridades encontraron los cuerpos de Paola Campos, de 22 años, y su hijo Jorge, de 5 años, en la zona del derrumbe del Cerro del Chiquihuite, en el municipio de Tlalnepantla, en el Estado de México, anunció el alcalde de esa localidad Raciel Pérez.

Al confirmar el hallazgo, Pérez dijo a la televisora local Milenio que la Fiscalía del Estado de México realizará las diligencias correspondientes para retirar los cuerpos y entregarlos a sus familiares.

Hace una semana, las autoridades retiraron del derrumbe el cuerpo de Mía Mayrín Mendoza Campos, de 3 años, la hija menor de Campos. En tanto, el cadáver de la estudiante universitaria Mariana Martínez, de 21 años, fue localizado pocas horas después del deslave del 10 de septiembre.

El derrumbe en Tlalnepantla tuvo lugar días después que intensas lluvias azotaron el centro de México y un sismo de magnitud 7,0 con epicentro cercano al destino turística de Acapulco y que remeció remeció a la capital del país, a unos 320 kilómetros de distancia.

El gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, afirmó que las lluvias y el temblor posiblemente contribuyeron al desprendimiento de las rocas en el cerro.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Esta Semana con El Vocero Hispano: Edición 1260

 

Andrés Abreu y Edith Reyes comentan sobre las noticias del 12 de noviembre en la edición 1260 de El Vocero Hispano.

FOTO NOTICIAS