ULTIMAS NOTICIAS

Pfizer ha iniciado un estudio comparativo entre su vacuna original contra el COVID-19 y las dosis modificadas especialmente para adaptarse a la nueva variante ómicron del coronavirus, que es mucho más contagiosa.

La farmacéutica y su socia alemana BioNTech anunciaron el estudio el martes.

Los fabricantes de la vacuna contra el COVID-19 han estado actualizando sus fórmulas para hacer frente mejor a la ómicron en caso de que las autoridades de salud internacionales crean que es necesario el cambio.

Aunque es más probable que las personas vacunadas contraigan ómicron que las variantes previas, por el momento no está claro que se necesite una nueva formulación de la vacuna.

Las originales siguen ofreciendo una buena protección contra un cuadro grave de la enfermedad y la muerte. Los estudios realizados en Estados Unidos y en otros países han dejado claro que añadir una dosis de refuerzo fortalece esa protección y mejora las probabilidades de evitar una infección leve.

“Reconocemos la necesidad de estar preparados en caso de que esta protección disminuya con el tiempo y de ayudar, potencialmente, a hacer frente a la ómicron y a nuevas variantes en el futuro”, señaló Kathrin Jansen, jefa de investigación de vacunas de Pfizer, en un comunicado.

En el nuevo estudio, que se realiza en Estados Unidos, participan 1.420 adultos sanos de entre 18 y 55 años para probar las vacunas actualizadas en base a la ómicron para su uso bien como refuerzo o bien para la vacunación primaria. Los investigadores examinarán la seguridad de la vacuna modificada y cómo activa el sistema inmunitario en comparación con las originales.

En uno de los grupos del estudio, unos 600 voluntarios que tienen dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech disponible actualmente desde hace entre tres y seis meses, recibirán una o dos inyecciones de la nueva como refuerzo. A otros 600 que ya tienen las tres dosis normales, se les administrará una cuarta, bien de la fórmula original o de la dirigida a ómicron.

El estudio incluirá también a voluntarios no vacunados que recibirán tres dosis de la nueva fórmula.

Associated Press (AP) — La muerte de un niño de 13 años al parecer por una sobredosis de fentanilo en su escuela de Connecticut ha generado nuevas súplicas para que los colegios tengan a la mano el antídoto naloxona y para que capaciten tanto al personal como a los niños sobre cómo reconocer y responder a las sobredosis.

El estudiante de séptimo grado fue hospitalizado el 13 de enero después de ponerse grave en una escuela de Hartford que no tenía naloxona. Tras el incidente, funcionarios de la ciudad prometieron poner el antídoto en todas las escuelas de la localidad.

El alcalde de Hartford, Luke Bronin, dijo que debido a la corta edad del estudiante, una sobredosis de opioides no fue lo primero que pensaron la enfermera de la escuela y los socorristas —quienes sí traían naloxona— que lo trataron.

Es por eso que los funcionarios de la ciudad están proponiendo educar más al personal, estudiantes y miembros de la comunidad en la concientización y prevención del uso de sustancias, de acuerdo con Bronin.

En respuesta a la muerte del estudiante, diversas organizaciones están pidiendo nuevamente que las escuelas tengan naloxona —a menudo entregada como un aerosol nasal bajo la marca Narcan— y capaciten a los educadores, el personal de apoyo y los estudiantes para reconocer los signos del uso y abuso de opioides.

El poderoso fentanilo ha estado apareciendo en la marihuana, píldoras ilícitas y otras sustancias accesibles para los niños en edad escolar, dicen los expertos. Las sobredosis fatales en el país están en niveles récord y aunque no está claro con qué frecuencia ocurren en las escuelas, los expertos dicen que no son comunes.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el grupo de edad de 15 a 24 años experimentó el mayor aumento porcentual en las tasas de muerte por sobredosis de drogas de 2019 a 2020, con un 49 %, pero tuvo las segundas tasas generales más bajas entre los grupos de edad.

Por primera vez el año pasado, las muertes por sobredosis en el país superaron las 100.000 en un período de un año, y muchas muertes estuvieron relacionadas con el fentanilo ilícito.

 

GRAND RAPIDS, MICHIGAN– Pine Rest celebró la apertura de su nueva Unidad Residencial para Trastornos por Uso de Sustancias Birch Lodge, con una ceremonia de corte de cinta el martes 18 de enero.

La instalación de 12 camas, ubicada en la 300 de la calle 68, ofrecerá atención residencial para el programa de tratamiento de trastornos por uso de sustancias de Pine Rest y brindará atención a corto plazo para pacientes que buscan apoyo.

 Al expandir sus servicios de trastornos por uso de sustancias de 14 a 26 camas, los funcionarios de Pine Rest esperan tratar hasta 400 pacientes adicionales cada año a través de la Unidad Residencial Birch Lodge. La estadía a corto plazo de la instalación tiene un promedio de 7 a 10 noches y ofrece comidas nutritivas y alojamiento cómodo para los pacientes.

 “Estamos encantados de abrir las instalaciones recientemente renovadas de Birch Lodge y expandir nuestros servicios que ayudan a los pacientes a dar los siguientes pasos en su proceso de recuperación”, dijo el presidente y director ejecutivo de Pine Rest, Mark Eastburg, Ph.D. “Esta expansión de la atención residencial es muy necesaria y es una respuesta importante a los problemas de salud mental de nuestra comunidad como resultado de la pandemia. Estamos entusiasmados de brindar un espacio ampliado que ofrecerá una atención continua para aquellos que buscan apoyo”.

 Los pacientes del centro residencial Birch Lodge participarán en terapia de grupo, reflexión espiritual, sesiones de gestión de casos, tiempo de tecnología, tiempo de acondicionamiento físico y reuniones de apoyo para la recuperación.

La expansión de los servicios de recuperación de Pine Rest con este programa de reducción se produce en un momento crucial para el tratamiento por uso de sustancias a nivel local, estatal y nacional. Durante los últimos años, el censo ha seguido aumentando y la lista de espera para recibir atención ha crecido para el apoyo para el trastorno por uso de sustancias. Esta creciente crisis solo se ha visto exacerbada por la pandemia de COVID-19, ya que las personas buscan hacer frente a la ansiedad, la depresión y el aislamiento que ha causado el virus.

 Un beneficio único de la unidad residencial en el campus de Birch Lodge es que Pine Rest puede ofrecer los mismos proveedores profesionales y médicos en cada nivel de atención. Los pacientes pueden regresar al Retreat Center en el campus de Cutlerville de Pine Rest para su atención ambulatoria después de que se les da de alta del programa residencial. Cuando hagan la transición, pueden reunirse con los mismos proveedores y médicos con los que trabajaron en el residencial. Este método ayuda a romper posibles barreras en la atención. Los pacientes también pueden utilizar los servicios de asesoramiento de telesalud de Pine Rest si no viven en el área metropolitana de Grand Rapids.

 “En el nuevo programa residencial en Birch Lodge, planeamos llevar a nuestros pacientes a excursiones en la comunidad, como los clubes Alano locales y otros grupos comunitarios de apoyo para personas sobrias”, dijo Lisa Zwerk, gerente de la clínica residencial Pine Rest. “Estas salidas expondrán a nuestros pacientes a tantos recursos de apoyo para la sobriedad como sea posible. Ir a eventos como juegos de hockey, béisbol, Art Prize y restaurantes locales ayudará a los pacientes a darse cuenta de que aún pueden pasar un buen rato sin usar sustancias”.

Para obtener más información sobre la unidad residencial Birch Lodge, llame al número de acceso central de Pine Rest al (866) 852-4001 o visite pinerest.org/residential-detoxification. Esta unidad residencial acepta pagos por cuenta propia y seguros comerciales.

 

 

Investigadores informaron el jueves lo más reciente de una sorprendente serie de experimentos para salvar vidas humanas con órganos de cerdos modificados genéticamente.

Esta vez, cirujanos en Alabama trasplantaron riñones de cerdo a un hombre con muerte cerebral, el ensayo de una operación que esperan probar en pacientes vivos este mismo año.

“La escasez de órganos es, de hecho, una crisis absoluta y nunca hemos tenido una solución real para ella”, dijo la doctora Jayme Locke, de la Universidad de Alabama en Birmingham, quien dirigió el estudio más reciente y tiene como objetivo comenzar un ensayo clínico de trasplantes con riñones de cerdo.

Experimentos similares han aparecido en los titulares en los últimos meses a medida que se intensifica la investigación sobre trasplantes de animales a humanos.

Dos veces este año, los cirujanos de la Universidad de Nueva York conectaron temporalmente un riñón de cerdo a los vasos sanguíneos fuera del cuerpo de un receptor fallecido para verlos funcionar. Y a principios de este mes, los cirujanos del Centro Médico de la Universidad de Maryland le dieron a un hombre moribundo un corazón de un cerdo editado genéticamente que hasta ahora lo mantiene con vida.

Pero los científicos aún necesitaban aprender más sobre cómo probar dichos trasplantes sin arriesgar la vida de un paciente. Con la ayuda de una familia que donó el cuerpo de un ser querido a la ciencia, Locke imitó la forma en que se realizan los trasplantes de órganos humanos, desde extraer los riñones del cerdo “donante” hasta coserlos dentro del abdomen del difunto.

La investigación se llevó a cabo en setiembre después de que Jim Parsons, un hombre de Alabama de 57 años, fue declarado con muerte cerebral por un accidente en una carrera de motos todoterreno.

Después de escuchar que este tipo de investigación “tenía el potencial de salvar cientos de miles de vidas, sabíamos sin dudas que Jim definitivamente lo hubiera aprobado”, dijo Julie O’Hara, viuda de Parsons.

La necesidad de otra fuente de órganos es enorme: si bien el año pasado se realizaron más de 41.000 trasplantes en Estados Unidos, un récord, más de 100.000 personas permanecen en la lista de espera nacional. Miles mueren cada año antes de obtener un órgano y miles más nunca se agregan a la lista

Los trasplantes de animal a humano o xenotrasplantes se han intentado sin éxito durante décadas. Los sistemas inmunológicos de las personas atacan casi instantáneamente el tejido foráneo. Pero los científicos ahora tienen nuevas técnicas para editar los genes de los cerdos para que sus órganos sean más parecidos a los humanos.

Si bien la variante ómicron puede provocar una enfermedad menos grave, el número de muertes en Estados Unidos va en aumento y los expertos pronostican que entre 50.000 y 300.000 estadounidenses más podrían fallecer de COVID-19 una vez que amaine la oleada en la primavera.

La tasa promedio de siete días de nuevos decesos por COVID-19 en Estados Unidos ha ido en aumento desde mediados de noviembre, y alcanzó casi 1.700 el 17 de enero, todavía por debajo del pico de 3.300 de enero de 2021.

Las muertes por COVID-19 en las residencias de ancianos comenzaron a aumentar ligeramente hace dos semanas, aunque a un ritmo 10 veces menor al del año pasado, antes de que la mayoría de los residentes se vacunaran.

A pesar de los indicadores de que ómicron causa una enfermedad más leve entre la mayoría de los pacientes, la propagación sin precedentes de la infección por todo el país, con casos que siguen en aumento en muchos estados, significa que muchas personas vulnerables se enfermarán de forma severa.

Si se alcanza el extremo superior de las proyecciones, el total de muertes por COVID-19 en Estados Unidos superaría el millón hacia principios de la primavera.

”Mucha gente va a seguir muriendo debido al grado de transmisión de ómicron”, dijo el epidemiólogo de la Universidad del Sur de Florida, Jason Salemi. “Por desgracia, la situación va a empeorar antes de mejorar”.

Las morgues empiezan a quedarse sin espacio en el condado de Johnson, Kansas, dijo el doctor Sanmi Areola, director del departamento de salud. Más de 30 residentes, en su mayoría sin vacunar, han muerto en el condado este año.

Pero la noción de que una variante que en general es menos grave pueda seguir cobrando miles de vidas es algo difícil de transmitir para los expertos sanitarios. Ha resultado difícil de visualizar que un porcentaje pequeño de un número muy elevado de infecciones puede producir un alto número de muertes.

“En general, va a haber más gente enferma aunque uno, como individuo, tenga menos posibilidades de enfermar”, dijo Katriona Shea, de la Universidad Estatal de Pensilvania y codirectora de un equipo que reúne varios modelos del comportamiento de la pandemia y comparte las proyecciones con la Casa Blanca.

La oleada de muertes que avanza hacia Estados Unidos llegará a su punto más alto a finales de enero o principios de febrero, según Shea. A principios de febrero, las fallecimientos semanales podría igualar o superar al pico de la variante delta, y es posible que incluso supere el récord previo de muertes en el país del año pasado.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Esta Semana con El Vocero Hispano: Edición 1270

 

Andrés Abreu y Edith Reyes comentan sobre las noticias en la edicion 1269 (14 de enero del 2022) de El Vocero Hispano.

FOTO NOTICIAS