ULTIMAS NOTICIAS

SAN SALVADOR (AP) — El Salvador entregó a las autoridades de Estados Unidos a dos pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13) requeridos por ese país para ser juzgados por diversos delitos, informó el miércoles la embajada estadounidense.

La sede diplomática publicó fotografías de los pandilleros cuando abordaban el avión que los trasladó a Estados Unidos y dijo que espera que el trabajo conjunto en la lucha contra el crimen transnacional siga rindiendo frutos.

Por su parte, el secretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Brian A. Nichols, agradeció en Twitter al gobierno salvadoreño “por el paso que representan estas extradiciones. Este es el resultado de la colaboración en el combate al crimen transnacional y en la búsqueda de llevar justicia a las víctimas y a sus familiares”.

Los pandilleros de la MS-13 fueron identificados como Edwin Mauricio Rodriguez Morales, alias “Manicomio”, y José Jonathan Guevara Castro, alias “Sospechoso” o “Midnight”.

Rodríguez Morales es requerido por la justicia estadounidenses para que responda por los delitos de participación y conspiración en el homicidio de cuatro personas y crimen organizado.

Guevara Castro será juzgado por los delitos de homicidio, crimen organizado, conspiración y tráfico de narcóticos.

La extradición de los pandilleros fue aprobada el 12 de julio por la Corte Suprema de Justicia.

Estados Unidos ha solicitado a El Salvador la extradición inmediata de al menos 14 cabecillas de la Mara Salvatrucha para procesarlos por delitos cometidos en ese país.

En 2012 el gobierno de Estados Unidos incluyó a la Mara Salvatrucha en una lista de organizaciones criminales internacionales y tres años después la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador la declaró terrorista junto a la pandilla Barrio 18.

En marzo el Congreso salvadoreño reformó el Código Penal para que las pandillas o cualquier organización delictiva sean consideradas penalmente ilícitas y sus miembros puedan ser sancionados con penas de 20 a 40 años de prisión. Los cabecillas de esos grupos podrían recibir condenas de 40 a 45 años de cárcel.

Las llamadas maras o pandillas, que se estima que tienen unos 70.000 integrantes, tienen presencia en populosos barrios y comunidades de El Salvador y están involucradas en el narcotráfico y el crimen organizado, extorsionan a comerciantes y empresas de transporte y asesinan a quienes se niegan a pagar, según las autoridades.

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Diez mineros permanecían atrapados el jueves en una mina de carbón en el norte de México mientras varios cientos de efectivos de diferentes fuerzas de seguridad intensificaban las labores en el lugar para rescatarlos.

Los mineros quedaron atrapados en una mina del municipio de Sabinas, en el estado norteño de Coahuila, que se derrumbó la tarde del miércoles cuando los hombres se toparon con un área contigua llena de agua que al venirse abajo provocó una inundación.

Durante la conferencia presidencial matutina la coordinadora nacional de Protección Civil, Laura Velázquez, informó que cinco mineros lograron escapar y fueron llevados a un centro de salud tras presentar lesiones. Tres aún permanecen hospitalizados.

El subsecretario de la Secretaría de la Defensa Nacional, general Agustín Rádiala Suástegui, explicó que los mineros se encuentran atrapados entre dos pozos de carbón que están a 60 metros de profundidad, los cuales están inundados con 34 metros de agua.

Como parte de las labores de rescate las fuerzas de seguridad están realizando trabajos de desagüe y bombeo de los pozos.

En las próximas horas se espera el arribo al lugar de una aeronave de la Guardia Nacional con seis buzos de las fuerzas especiales que se espera que puedan ingresar a los pozos cuando se den “las condiciones favorables” para rescatar a los mineros, informó el oficial.

Unos 269 agentes de las fuerzas militares y otros cuerpos de seguridad participan las labores de rescate.

La mina inició operaciones en enero de este año y, según el gobierno local, no hay antecedentes de denuncias por algún tipo de anomalía.

Entre junio y julio del año pasado se registraron derrumbes en dos minas de Coahuila en los que perecieron nueve mineros.

El peor accidente minero en la historia reciente de México también ocurrió en ese estado, la madrugada del 19 de febrero de 2006. Hubo una explosión en la mina Pasta de Conchos cuando 73 mineros estaban de turno. Ocho fueron rescatados con golpes y quemaduras graves y los demás murieron. Sólo se recuperaron los cadáveres de dos de ellos.

Hace dos años el actual gobierno se comprometió a rescatar los cuerpos de los mineros sepultados, un trabajo de gran complejidad técnica y alto costo que todavía no ha comenzado.

Dos hombres fueron encausados el miércoles en el caso de un tractocamión en el que se hallaron 53 migrantes muertos o agonizantes en San Antonio, informaron las autoridades.

Un jurado investigador federal en San Antonio presentó cargos de transportar y de asociación delictuosa para transportar ilegalmente a migrantes con resultado en la muerte; y de transportar y de asociación delictuosa para transportar ilegalmente a migrantes con resultado en lesiones graves, contra Homero Zamorano Jr., de 46 años, y Christian Martinez, de 28, ambos de Pasadena, Texas.

Los dos acusados permanecen bajo custodia federal sin derecho a fianza hasta que se lleve a cabo el juicio. El abogado de Martinez, David Shearer, se negó a comentar sobre las imputaciones. El abogado de Zamorano no respondió a una solicitud de comentarios.

Si se les declara culpables por los cargos relacionados con la muerte de los migrantes podrían ser condenados a cadena perpetua, pero la procuraduría podría autorizarle a los fiscales solicitar la pena de muerte. Los cargos por lesión grave conllevan sentencias de hasta 20 años de prisión.

Se trata de la peor tragedia en cuanto a número de muertes de migrantes traficados a través de la frontera con México. El camión llevaba a 73 personas, y entre los fallecidos había 27 mexicanos, 14 hondureños, siete guatemaltecos y dos salvadoreños, dijo Francisco Garduño, director del Instituto Nacional de Migración de México.

Entre los fallecidos en el camión había migrantes originarios de los estados mexicanos de Guanajuato, Veracruz, Oaxaca, México, Zacatecas, Querétaro y Ciudad de México.

El incidente ocurrió en un remoto camino rural de San Antonio el 27 de junio. Los policías que llegaron al lugar detuvieron a Zamorano después de descubrirlo ocultándose en unos matorrales cercanos, según un comunicado de la fiscalía federal. Un inspección del celular de Zamorano reveló llamadas con Martinez sobre la operación de contrabando de personas.

Videos de cámaras de seguridad en un punto de revisión de la Patrulla Fronteriza revelaron que los rasgos del conductor coincidían con la descripción de Zamorano, según la acusación formal. Uno de los sobrevivientes, una guatemalteca de 20 años, dijo a The Associated Press que los traficantes habían cubierto el piso del remolque con lo que creía era caldo de pollo en polvo, aparentemente con la finalidad de despistar a los perros en el punto de revisión.

Grandes cifras de migrantes han estado llegando a Estados Unidos a últimas fechas, muchos de ellos corriendo los riesgos de atravesar peligrosos ríos y canales, y abrasadores paisajes desérticos. Durante mayo hubo 240.000 detenciones de migrantes, un tercio más que hace un año.

En 2017, 10 personas murieron después de quedar atrapadas dentro del remolque de un camión estacionado en un Walmart de San Antonio. En 2003 se descubrieron los cuerpos de 19 migrantes dentro de un camión en el sureste de la ciudad.

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Unos 225 migrantes, en su mayoría centroamericanos, fueron localizados en una bodega de un municipio cercano a la Ciudad de México, en un momento en que las fuerzas de seguridad han reforzado la vigilancia para contener la migración ilegal.

El hallazgo fue efectuado el sábado a medianoche por elementos de la policía del Estado de México en una bodega del municipio de Jilotepec, a unos 90 kilómetros al norte de la capital mexicana, indicó el Instituto Nacional de Migración en un comunicado.

En la operación participaron agentes del INM y elementos de la Guardia Nacional y la Secretaría de la Defensa Nacional.

Los migrantes, entre los que había adultos y menores de edad, permanecían hacinados en la bodega a la espera de ser trasladados por contrabandistas hacia el norte del país, precisó el INM. En la operación fueron detenidos dos mexicanos, que fueron puestos a disposición de la Fiscalía General del Estado de México, y se aseguraron tres unidades de transporte.

Dentro del grupo de migrantes había 194 guatemaltecos, 14 hondureños, nueve nicaragüenses, cinco cubanos y tres salvadoreños.

La localización del grupo se da escasos días después de que el secretario de Defensa, el general Luis Cresencio Sandoval, anunció un incremento en el despliegue de militares y fuerzas estatales con el fin de aumentar los puestos de revisión en los diferentes estados, sobre todo en el istmo de Tehuantepec, en el sur de país.

La semana pasada Sandoval dijo que el 21 de junio se dio la instrucción de que se incrementara el control, pero no explicó las motivaciones de la medida. Esta fue impementada después de la Cumbre de las Américas celebrada en Estados Unidos en junio, y poco antes de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a la Casa Blanca en julio, dos eventos en los que el tema migratorio fue prioritario.

Desde que se concretó la orden, agregó el jefe militar, México ha incrementado en 79% la detención de migrantes al bloquear el paso a 36.400 de ellos, 16.000 más que en los 30 días previos. Organizaciones de ayuda humanitaria han cuestionado la política de contención de migrantes adoptada por México a instancias de Estados Unidos, y han advertido que esas acciones representan un riesgo para muchos migrantes que son víctimas de abusos.

En los últimos meses las autoridades fronterizas estadounidenses han bloqueado el paso a migrantes en la frontera con México con más frecuencia que en cualquier otro momento en al menos dos décadas. En mayo fueron detenidas casi 240.000 personas, un tercio más que hace un año.

SAN SALVADOR (AP) — El Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador confirmó el martes que dos ciudadanos de este país murieron durante un tiroteo en un centro comercial en la ciudad estadounidense de Greenwood, Indiana.

“El gobierno de El Salvador expresa su condena por el tiroteo”, dijo un comunicado de prensa de la cancillería salvadoreña, que identifica a las víctimas como Pedro Pineda, de 56 años, y su esposa Rosa Miriam Rivera de Pineda, de 37. Ambos eran originarios de Ahuachapán.

La pareja, que trabajaba en la construcción, tenía quince años de residir en Estados Unidos.

La cancillería informó que representantes del gobierno salvadoreño están dando seguimiento a lo sucedido y añadió que ya han establecido contacto con las autoridades locales para conocer si hay más víctimas salvadoreñas.

Tres personas murieron y dos más resultaron heridas después de que un hombre con un fusil comenzó a disparar dentro del Centro Comercial Greenwood Park la tarde del domingo. Un civil armado mató a disparos al agresor, dijo la policía.

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Interviews with El Vocero Hispano: Grand Rapids Police Chief Eric Winstrom

 

Edith Reyes interviews Grand Rapids Police Chief Eric Winstrom about the policy changes he proposed to the Grand Rapids Commissioners this past Tuesday. Topics about car thefts, juvenile punishments and firearms are also discussed.

To become an officer, visit joingrpd.com. To report a crime contact GRPD at 616-456-3380 or Silent Observer at 616-774-2345.

FOTO NOTICIAS